Citizens UK, un grupo que dinamiza a las comunidades de todo el territorio nacional, acaba de publicar un informe de investigación sobre las repercusiones que está teniendo la Política de entorno hostil hacia la inmigración en el día a día de las escuelas, las familias y los niños y niñas que carecen de la ciudadanía pero residen en el Reino Unido.

La política de entorno hostil hacia la inmigración fue introducida por la ministra del Interior, Theresa May, en 2012, con el objetivo de hacer insoportable la vida de las personas que carecían de la "documentación adecuada", hasta obligarlas a abandonar el Reino Unido. Para ello se procedió a imponer multas a los arrendadores que alquilaban sus propiedades a migrantes indocumentados; a pedir al personal médico que denunciara a los migrantes sin documentos ante el Ministerio del Interior, y a amenazar con multar a los empleadores que contrataran a migrantes sin documentos. La Política de entorno hostil hacia la inmigración afecta no solo a los inmigrantes indocumentados que viven en el Reino Unido, también al resto de los migrantes, además de a muchas personas y familias, en particular de color y de minorías étnicas, que llevan viviendo en el Reino Unido durante toda su vida. 

Desde enero de 2019, los estudiantes universitarios del Instituto de Educación de la UCL vienen colaborando con Citizens UK, junto con el personal y los estudiantes de seis escuelas de primaria y secundaria y de enseñanza secundaria superior de Londres, para llevar a cabo un proyecto de investigación aplicada sobre las repercusiones de la política de entorno hostil en estas escuelas, en sus estudiantes, familias y personal. La investigación combina la educación (desarrollo de talleres para aprender juntos sobre la política de entorno hostil), la investigación (escuchar las experiencias y opiniones del alumnado, docentes y familias) y la acción (desarrollar colectivamente ideas para abordar los perjuicios de la política de entorno hostil). 

Como se destaca este informe preliminar, la investigación revela que el entorno hostil está teniendo un impacto significativo y negativo que están padeciendo las escuelas, los niños y las niñas sin ciudadanía y sus familias, además de los docentes y los equipos de la dirección escolar. Esta política socava el derecho de todos los niños y las niñas a una educación igualitaria y de calidad en las escuelas de todo el Reino Unido. 

Descargar el informe preliminar de la investigación aplicada:  “Forgotten People. How the hostile environment impacts schools and children’s wellbeing” (Gente olvidada. Cómo la política de entorno hostil repercute en las escuelas y en el bienestar de los niños y las niñas).